15 Mejores Cosas que Hacer en Puebla (México)

Bendecida con una exuberante arquitectura renacentista y barroca, Puebla es una ciudad Patrimonio de la Humanidad en un entramado de calles trazado en 1531. Esta parcela de tierra, rodeada por gigantescos estratovolcanes, fue elegida por los primeros colonos de México como un punto intermedio entre Veracruz en el golfo y la Ciudad de México.

El Centro Histórico está repleto de iglesias de la época colonial, como la Capilla del Rosario, obra maestra del Barroco.

Dos mansiones coloniales contienen el Museo Amparo, uno de los museos más importantes del país, que documenta 4,500 años de historia de México.

Puebla tiene su propio estilo de cerámica de colores, conocido como Talavera, y es también el lugar donde se inventó la salsa dulce y picante de mole poblano.

Exploremos las mejores cosas que hacer en Puebla:

1. Amparo Museum

Fuente: aljuarez / Flickr

Amparo Museum

Allí arriba, con los museos más prestigiosos de México, el Museo Amparo narra la historia de México desde el año 2.500 a.C. hasta la actualidad.

El museo se encuentra en dos complejos coloniales con un moderno anexo, un escenario adecuado para un viaje a través del pasado de la nación.

Muchos de los objetos fueron curados a lo largo del siglo XX por el empresario Manuel Espinosa Yglesias.

Las colecciones prehispánicas son vastas y contienen estelas, cerámicas, utensilios cotidianos, esculturas y altares de una gran cantidad de civilizaciones, incluyendo a los mayas, olmecas, aztecas y mixtecas, pero también a los totonacas, teotihuacanos, huastecos y zapotecas.

Las muestras ofrecen un contexto extra al señalar lo que estaba sucediendo en el resto del mundo mientras estas culturas estaban floreciendo.

También se presentan por tema, y no por cultura, así que si tienes curiosidad acerca de la historia precolombina, saldrás con una imagen completa.

2. Capilla del Rosario

Fuente: Anton_Ivanov / persiana

Capilla del Rosario

En el Templo de Santo Domingo hay una capilla que se mantiene como la cúspide del Nuevo Barroco Español.

Después de ser terminada en 1690, la Capilla del Rosario fue incluso promocionada como la octava maravilla del mundo.

Casi todas las superficies de esta capilla con bóveda de cañón están revestidas de estuco, moldeadas con diseños sorprendentemente complicados y adornadas con pan de oro.

En la decoración hay imágenes policromadas de santos, mientras que en el altar se encuentra la estatua de Nuestra Señora del Rosario en un Baldaquino bajo columnas salomónicas.

Las paredes de la capilla tienen pinturas barrocas que evocan los belenes: Anunciación, Visitación, Nacimiento de Jesús, Adoración de los Magos, Presentación y Cristo entre los Doctores.

Debajo de estas obras las paredes están revestidas con azulejos de colores hechos en Puebla usando la técnica de Talavera.

Revise los hoteles recomendados en Puebla, México

3. Catedral

Fuente: Cezary Wojtkowski / persiana

Catedral

Iniciada en 1575 y terminada en 1690, la catedral de Puebla forma parte del Patrimonio de la Humanidad que comprende el Centro Histórico de la ciudad.

El edificio es de estilo herreriano, en la transición entre el Renacimiento y el Barroco y está repleto de tallas de madera de alta calidad, orfebrería, pintura, artefactos litúrgicos y trabajos en piedra.

El magnífico altar mayor (Altar de los Reyes) es el lugar de enterramiento de varios obispos de Puebla y fue diseñado por el arquitecto y escultor neoclásico del siglo XVIII, Manuel Tolsá.

Sobre ella, en la cúpula del ábside, se encuentra una gloriosa pintura al temple de 1688 del artista barroco Cristóbal de Villalpando.

Representando el Triunfo de la Eucaristía, es una de las pocas pinturas al temple que se conservan en México.

4. Zócalo de Puebla

Fuente: Diego Grandi / persiana

Zócalo De Puebla

Esencialmente el lugar donde la ciudad fue fundada en 1531, el Zócalo es la plaza central de Puebla.

La catedral se encuentra en el lado sur de la plaza, mientras que al norte se encuentra el Palacio Municipal, que se encuentra en el arcén de una encantadora galería comercial, el Pasaje del Ayuntamiento.

En tres lados las casas de estilo colonial y los edificios municipales están porticados, y la mayoría de las propiedades privadas son restaurantes.

Podrías empezar el día en un restaurante viendo cómo la plaza cobra vida durante el desayuno.

Entre las palmeras, cipreses y jardines formales de la plaza hay vendedores de globos y limpiabotas, y en el centro hay una fuente barroca de 1777.

5. Museo Internacional del Barroco

Fuente: Elijah Lovkoff / Shutterstock

Museo Internacional del Barroco

Este nuevo museo trata sobre el Barroco, el estilo de arte, arquitectura y música que definió gran parte de los siglos XVII y XVIII en Europa y el Nuevo Mundo.

El edificio del museo fue diseñado por el ganador del Premio Pritzker, Toyo Ito, inspirándose en las nociones barrocas de movimiento, el contraste de luces y sombras (claroscuros) y la relación entre el hombre y la naturaleza.

No espere montones de arte y objetos barrocos, ya que el museo es más conceptual, explorando los orígenes religiosos (contrarreforma), la filosofía y las fuerzas impulsoras del movimiento barroco.

Hay estudios de maravillas barrocas como la Basílica de San Pedro en Roma, la Abadía de Ottobeuren en Baviera y la Capilla del Rosario en Puebla.

También es interesante el modelo de Puebla, tal y como lo habría sido en su apogeo barroco en 1754.

6. Fuertes de Loreto y Guadalupe

Fuente: Nailotl / Shutterstock

Fuertes De Loreto Y Guadalupe

En la cima del cerro de Acueyametepec se encuentran dos fuertes del siglo XIX de la época de la Segunda Intervención Francesa en México (1861-1867). Éstas llevan el nombre de la Virgen de Loreto y de la Virgen de Guadalupe, que se remontan a las ermitas que se fundaron en este lugar en el siglo XVI.

Vieron acción en la Batalla de Puebla en 1862 cuando ayudaron con éxito a defender la ciudad contra el ejército francés.

La historia de esa batalla se cuenta en el museo dentro del Fuerte de Guadalupe, mientras que ambos edificios están repletos de armas, documentos, retratos y uniformes de esa época.

El parque de Acueyametepec merece un paseo y tiene vistas panorámicas de Puebla.

7. Palafoxiana Library

Fuente: BondRocketImágenes / Shutterstock

Palafoxiana Library

Establecida en 1646, la Biblioteca Palafoxiana fue la primera biblioteca pública del México colonial y puede que sea la más antigua de toda América.

En una larga sala con bóvedas de crucería en el techo hay estantes de madera tallada de tres pisos de altura, cargados con 41.000 libros, manuscritos y documentos como mapas originales de la época del conquistador Hernán Cortés en el siglo XVI.

La biblioteca fue fundada por Juan de Palafox y Mendoza, hijo ilegítimo de la nobleza aragonesa, que se incorporó al clero y se convirtió en obispo de Puebla entre 1640 y 1655. Algunos de los muchos volúmenes están en exhibición.

Debido a la gran edad de los bibliotecarios, ahora es necesario solicitar permisos para poder estudiar en la Biblioteca Palafoxiana.

8. Estrella de Puebla

Fuente: ivanbam_b / Flickr

Estrella De Puebla

En Puebla de Zaragoza, al oeste del centro de Puebla, se encuentra un complejo que incorpora el Parque Lineal, el Ecoparque Metropolitano y el Jardín del Arte.

El Angelópolis Lifestyle Center es el centro comercial más grande de la ciudad, con más de 150 tiendas.

Pero la estrella del espectáculo es la Estrella de Puebla, oficialmente la rueda de observación portátil más grande del mundo.

Puesta en marcha en 2013, esta noria tiene 80 metros de altura, y tardará 20 minutos en completar una rotación en una de sus góndolas selladas.

Si desea empujar el barco hacia afuera, puede montar en una de las cuatro góndolas de lujo, que tienen pisos de cristal y asientos de cuero.

En clima despejado, los hitos naturales a destacar son el volcán Malinche al noreste y los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl al oeste.

9. Mercado Pariano

Fuente: Steve Bramall / Shutterstock

Mercado Pariano

La plaza de San Roque al noreste del Zócalo data de 1805 y en 1961 se convirtió en un mercado permanente de artesanías.

Más que un lugar para hacer compras de souvenirs, el Mercado Pariano es un lugar para entrar en contacto con el saber tradicional de Puebla.

Hay docenas de puestos de venta de cerámica de Talavera, y Puebla es uno de los únicos cinco lugares en México (cuatro de los cuales están en el estado de Puebla), donde estas cerámicas pueden ser producidas de manera auténtica.

Así que si compras algo te llevarás un pedazo de Puebla a casa contigo.

Entre otras artesanías que se venden en el Mercado Pariano se encuentran artículos de cuero, textiles, velas, peltre, trabajos en cobre y títeres.

Continúe con una visita al Barrio del Artista contiguo que tiene galerías, tiendas de arte y cafés.

10. Iglesia de Santa María Tonantzintla

Fuente: RussBowling / Flickr

Iglesia De Santa María Tonantzintla

A pocos minutos al oeste del centro de Puebla, en el municipio de San Andrés Cholula se encuentra una iglesia de la época colonial de extraordinario estilo barroco folklórico, que mezcla lo indígena con las tradiciones católicas.

La Iglesia de Santa María Tonantzintla fue construida en etapas desde el siglo XVI hasta el XIX, y su clero franciscano dio rienda suelta a su recién evangelizada congregación indígena para decorar el interior.

El resultado es una masa de esculturas policromadas de rostros, frutas, flores y plantas, sin que quede ni un centímetro desnudo.

Si quisieras contar la multitud de rostros en el techo, estarías aquí durante días.

En cuanto al significado, podría ser una glorificación de la Virgen María, pero también puede ser el cielo de Tláloc (el dios azteca de la lluvia). En cuyo caso ese mar de rostros no pertenecería a los ángeles, sino a las víctimas de ahogamientos y relámpagos reencarnados en el cielo.

Revise los hoteles recomendados en Puebla, México

11. Calle de los Dulces

Fuente: Anton_Ivanov / persiana

Templo De Santo Domingo

La Avenida 6 Oriente, que comienza justo después del Templo de Santo Domingo, ha sido apodada Calle de los Dulces ya que cuenta con más de 40 tiendas de dulces tradicionales.

Éstos se remontan al convento de Santa Clara, cuyas monjas inventaron todo tipo de recetas en la época colonial.

Hay algunas delicadezas a tener en cuenta, empezando por Los camotes de Puebla.

Son una colorida mezcla de batata y azúcar, enrolladas en forma de salchicha, aromatizadas con jugo de limón y envueltas en papel encerado.

Las Tortitas de Santa Clara son pequeñas tartaletas rellenas de calabaza dulce (calabaza de invierno), mientras que los muéganos son bocados dulces y crujientes aromatizados con canela y ligados con miel.

12. Casa de los Muñecos

Fuente: AlejandroLinaresGarcía / Wikimedia

Casa De Los Muñecos

En la primera cuadra al noreste del Zócalo se encuentra una bella casa barroca del siglo XVIII con una fachada adornada con azulejos y relieves esculpidos.

La característica más notable es el conjunto de 16 mosaicos que representan personajes extraños capturados en movimiento.

Todo tipo de leyendas giran en torno a estas figuras, conocidas como los Muñecos. Las ménsulas sobre los mosaicos tienen bustos y atlas que sostienen la cornisa ondulada, que está adornada con gárgolas.

La Casa de los Muñecos es la sede de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y también alberga el museo universitario.

En las galerías se encuentran instrumentos científicos antiguos, muebles, yeserías y arte de destacados pintores como José Luis Rodríguez Alconedo y Cristóbal de Villalpando.

13. Museo de la Revolución Mexicana

Fuente: Víctor Hugo Martínez Durán / Wikimedia

Casa De Los Hermanos Serdán

Conocido también como la Casa de los Hermanos Serdán, este museo se encuentra en la casa de la familia Serdán, del siglo XVII, quienes fueron figuras prominentes al inicio de la Revolución Mexicana (1910-1920). Eran miembros del movimiento antirreelectoral contra el presidente Porfirio Díaz y apoyaron el llamado del candidato prohibido Francisco I Madero a un levantamiento armado.

Cuando el gobierno de Díaz se enteró de los planes revolucionarios de la familia Serdán, irrumpieron en la casa y mataron a los hermanos Aquiles y Máximo Serdán y a unos 12 de sus cohortes, deteniendo a las mujeres de la familia.

La fachada de la casa todavía está llena de agujeros de bala y el interior está inalterado.

Las habitaciones que dan a la calle han dañado el mobiliario del tiroteo, y hay modernos relieves de bronce de los hermanos y su hermana Carmen en el escondite subterráneo de la casa, la “Sala del Sacrificio”.

14. Safari en África

Fuente: Byelikova Oksana / persiana

Safari en África

El parque de safaris más grande de América Latina está a menos de media hora del Centro Histórico de Puebla.

El objetivo de la atracción es recrear los hábitats africanos lo más cerca posible.

Los animales vagan libremente en grandes recintos y podrás verlos desde tu propio coche o en un autobús guiado.

El hábitat se inspira en el delta del Okavango de Botswana y tiene especies de sabana como impalas, jirafas, elefantes africanos, avestruces y lémures.

Hay un Serengeti, reservado para los leones, y el Kalahari, para los rinocerontes blancos, las cebras, los ñus y los búfalos de capa.

La Zona de Aventura es más como un zoológico tradicional y tiene X-Mahana, una atracción de mariposas de temática maya, un jardín botánico, recintos para canguros y walabíes y terrarios para reptiles, insectos y anfibios.

15. Cantona

Fuente: ARAKUN EXPOSICIONES / Shutterstock

Cantona

A una hora al noreste de Puebla, Cantona es un sitio arqueológico muy atractivo.

Ubicada en una ruta comercial que conecta las tierras altas centrales de México con la costa del Golfo, era la ciudad prehispánica más grande de Mesoamérica.

Cantona fue uno de una serie de centros regionales que adquirieron importancia después de que Teotihuacan perdiera la hegemonía en la segunda mitad del primer milenio d.C. Lo que es alucinante es que a pesar de que el sitio cuenta con 12 kilómetros cuadrados de pirámides bajas, 3.000 patios, casas y una acrópolis con templos alrededor, se cree que sólo el 1% del sitio ha sido descubierto.

En Cantona se han excavado un total de 24 canchas de juego de pelota, más que en cualquier otra ciudad mesoamericana.

La magnitud total del sitio se hace evidente una vez que se escala la acrópolis, mientras que hay un pequeño museo que detalla los orígenes y la historia de Cantona.

Leave a Reply