15 Mejores Cosas que Hacer en San Miguel de Allende (México)

En la pradera seca y el desierto del centro de México, San Miguel de Allende es una ciudad Patrimonio de la Humanidad con una gran comunidad de artistas y jubilados de los Estados Unidos y Canadá.

El nombre de San Miguel fue cambiado en 1826 en honor a Ignacio Allende, comandante de la insurgencia durante la Guerra de Independencia de México.

Se podría decir que San Miguel fue cuna de la causa de la independencia, ya que Miguel Hidalgo, una figura clave en la lucha, fue sacerdote en la Parroquia de San Miguel Arcángel de la ciudad.

La ciudad prosperó en el período colonial a través de las minas de oro y plata, y esa riqueza es evidente en sus audaces monumentos y mansiones barrocas.

San Miguel es una alegría para fotografiar, con calles escurridizas flanqueadas por casas pintadas en tonos terrosos de verde, amarillo y rojo.

Exploremos las mejores cosas que hacer en San Miguel de Allende:

1. Parroquia de San Miguel Arcángel

Fuente: Bill Perry / Shutterstock

Parroquia De San Miguel Arcángel

En la plaza principal de San Miguel, o Jardín Allende, la iglesia parroquial es el símbolo de la ciudad y no se puede comparar con ningún edificio religioso en México.

El monumento se remonta al siglo XVII, pero la fachada neogótica fue diseñada en 1880 por Zeferino Gutiérrez.

Era albañil indígena y arquitecto autodidacta, y se cree que se ha inspirado en las litografías y postales de las catedrales europeas.

La distribución interior no ha cambiado desde el siglo XVII, y justo al lado de la entrada hay una placa conmemorativa de la época sacerdotal del líder independentista Miguel Hidalgo en esta iglesia.

A un costado se encuentra la Iglesia de Santa Escuela de Cristo, más pequeña, que data de la década de 1740, con una hermosa ornamentación barroca en su fachada en forma de pilastras y motivos florales.

2. Santuario de Atotonilco

Fuente: Wikimedia

Santuario de Atotonilco

Incluido en el mismo sitio Patrimonio de la Humanidad que Santiago de Allende, el Santuario de Atotonlico es un complejo de iglesias barrocas a 12 kilómetros al norte.

El santuario fue fundado por los jesuitas en 1740 y construido con altos muros, lo que le da la apariencia de una fortaleza.

La iglesia es esencial para los murales y óleos que adornan su interior, considerado como uno de los puntos culminantes del Nuevo Barroco Español.

Los óleos son obra de Juan Rodríguez Juárez, mientras que los impresionantes murales de la vida de Jesús, la Pasión y el Juicio Final fueron pintados por Miguel Antonio Martínez de Pocasangre y reflejan la intersección de las culturas europea e indígena que se daba en México en ese momento.

Durante la Guerra de la Independencia de México, Miguel Hidalgo tomó una bandera de la Virgen de Guadalupe de esta iglesia, y se convirtió en la bandera de las fuerzas insurgentes.

Revise los hoteles recomendados en San Miguel de Allende, México

3. Cañada de la Virgen

Fuente: Marcos E Ramos Ponciano / persiana

Cañada De La Virgen

A 30 kilómetros al oeste de San Miguel, la Cañada de la Virgen vale la pena cada segundo del viaje.

Situada en una propiedad privada, esta ciudad otomí prosperó entre los siglos VI y XI y sólo fue encuestada por primera vez en 2002 y se abrió al público en 2011. Se podría decir que el pueblo otomí vivió toda su vida de acuerdo con el Sol y el ciclo de la Luna y Venus, y todos los monumentos de la Cañada de la Virgen han demostrado estar alineados astronómicamente.

El monumento más importante para observar el cielo era la piramidal “Casa de los 13 Cielos”, a la que se puede subir.

Considere la posibilidad de visitarlo con un guía que podrá explicarle la sofisticada configuración de los monumentos.

4. El Jardín

Fuente: Bill Perry / Shutterstock

El Jardín

La plaza frente a la Parroquia de San Miguel Arcángel es el primer lugar donde se puede tomar el pulso a la ciudad.

Además de la iglesia parroquial, la plaza está frente al Palacio Municipal y a la Casa Ignacio Allende, que visitaremos más adelante.

El Jardín fue trazado en el estilo formal francés, e incluso sus laureles indios se han convertido en cilindros perfectos.

Haga una pausa en un banco de hierro forjado para ver a los vendedores de helados y lustrabotas trabajando duro.

Hay bandas de mariachis itinerantes la mayoría de los días, y actuaciones musicales regulares en el quiosco central los fines de semana.

5. Charco del Ingenio

Fuente: Lorena Huerta / persiana

Charco del Ingenio

Este Jardín Botánico se encuentra justo después de los límites occidentales de San Miguel, en la orilla sur de la Presa Las Colonias. El jardín muestra toda la diversidad de cactus y otras especies suculentas de México, y muchos de los ejemplos plantados aquí están en peligro de extinción.

Partiendo desde el centro de visitantes, el sendero pasa por deliciosas muestras botánicas y restos de un sistema de irrigación de la época del Virrey, hasta llegar a pintorescos miradores para la observación de aves.

Hay un jardín interactivo para que los niños lo vean, huelan y toquen, mientras que se organizan talleres regulares para los más pequeños.

Las visitas guiadas al parque se realizan los martes y jueves por la mañana.

6. Parque Juárez

Fuente: Todo un obturador / Shutterstock

Parque Juárez

El Parque Juárez, el espacio verde más grande del centro de San Miguel, es otro lugar donde la gente se reúne para celebraciones públicas.

A principios de noviembre, durante los cinco días de La Calaca que coinciden con el Día de Muertos, habrá pintura de caras, calaveras decoradas por todas partes e incluso más vendedores de comida y souvenirs.

En un día típico usted se encontrará con artistas que venden sus obras, mientras que las clases de yoga, tai chi y zumba se llevan a cabo bajo el denso follaje.

Los senderos se adentran en el verdor, llevando a las fuentes a un dulce quiosco de música de hierro forjado.

A principios de febrero se celebra en el parque la feria de las flores de la Candelaria, que organiza un programa de actos y da más colorido aún.

7. Museo Casa Ignacio Allende (Museo Histórico)

Fuente: Gabriela Lozano / wikipedia

Casa Ignacio Allende Museum

San Miguel de Allende fue uno de los lugares donde la rebelión y la lucha por la independencia cobraron impulso en la década de 1810.

Este edificio fue el hogar de la familia de Ignacio Allende, un capitán del ejército español que vino a luchar junto al líder independentista Miguel Hidalgo, al frente de las fuerzas independentistas antes de ser capturado y ejecutado en 1811. El museo traza un mapa de estos acontecimientos, presentando una biografía de Ignacio Allende, junto con una historia más amplia de la ciudad en los siglos XVI, XVII y XVIII, comenzando con su nacimiento como misión.

Especialmente interesantes son los detalles de los históricos yacimientos de oro y plata de la zona, una de las principales fuentes de ingresos coloniales de España.

Arriba se pueden ver los apartamentos familiares, decorados con muebles representativos del siglo XIX.

8. Centro Cultural Ignacio Ramírez El Nigromante (Bellas Artes)

Fuente: GATOMICO90 / Wikimedia

Centro Cultural Ignacio Ramírez El Nigromante

A sólo dos cuadras de El Jardín, este centro cultural está dirigido por el Instituto Nacional de Bellas Artes de México.

Este bello edificio del siglo XVIII fue originalmente un convento, y después de algunas décadas de barbecho fue revivido como la Escuela de Bellas Artes en la década de 1930.

Hay un tablón de anuncios en la entrada que explica las exposiciones.

Si sólo estás haciendo turismo ocioso, el centro es gratuito y el claustro con dos niveles de arcadas es muy fotogénico.

Encontrarás murales del pintor del siglo XX David Alfaro Siqueiros, y las habitaciones de la planta baja que rodean el patio son galerías y estudios.

Clases, seminarios y talleres tienen lugar en el nivel superior, mientras que en la esquina noroeste hay un auditorio donde se realizan presentaciones durante el Festival Cervantino cada mes de octubre.

9. Fábrica La Aurora

Fuente: Todo un obturador / Shutterstock

Fábrica La Aurora

A un paso de El Jardín, Fábrica La Aurora es un centro de arte y cultura en una antigua fábrica textil.

Funcionó de 1902 a 1991 y permaneció vacía hasta que los primeros artistas instalaron sus estudios en la fábrica en 2004. En poco tiempo, la Fábrica La Aurora fue el centro de la floreciente comunidad artística de San Miguel, donde se encontraban talleres de muebles, galerías de arte y tiendas de joyería, diseño de interiores, bordados y antigüedades.

Los mayores atractivos son las galerías-taller donde se pueden ver los procesos creativos de los artistas en acción, mientras que hay tres cafés y restaurantes alrededor del patio.

10. Museo de la Máscara

Fuente: maskmuseumsma.com

Museo de la Máscara

Esta atracción no tiene fines de lucro, y las ganancias se destinan a un vivero local.

Durante casi 30 años, el antropólogo aficionado Bill Le Vasseur ha reunido una colección de más de 500 máscaras ceremoniales de todos los rincones del país.

En su mayor parte se produjeron en comunidades indígenas aisladas que Bill visitaba para documentar los rituales tradicionales.

Una cosa curiosa acerca de estas máscaras es que a menudo sólo se utilizan una vez para un evento antes de ser destruidas o vendidas.

Complementando las numerosas e impactantes creaciones se encuentran fotos, videos y descripciones esclarecedoras.

Bill y su esposa Heidi normalmente están aquí para responder cualquier pregunta que usted pueda tener.

Revise los hoteles recomendados en San Miguel de Allende, México

11. Templo de San Francisco

Fuente: Todo un obturador / Shutterstock

Templo De San Francisco

Construida a lo largo de 20 años hasta 1799, esta iglesia tardo-barroca fue financiada en parte por donaciones de familias ricas locales y también por la recaudación de las corridas de toros.

La fachada principal de cantera en la Plaza de San Francisco tiene abundante ornamentación, y en la parte superior se puede ver a San Francisco y a la Virgen a ambos lados de Cristo.

La torre es un poco más nueva, terminada a finales del siglo XIX y diseñada en estilo neoclásico.

El interior de la iglesia es más acorde con el estilo franciscano espartano, pero cuenta con hermosos frescos y pinturas.

12. San Miguel Parque de Aventuras

Fuente: facebook.com

San Miguel Parque De Aventuras

En las afueras del sureste de la ciudad se encuentra la cascada del Salto de las Tinajitas y el cañón del Águila Cola Roja.

Ellos prepararon el escenario para un parque de aventuras que usted podría necesitar evitar si tiene miedo a las alturas! La obra maestra del Parque de Aventuras es un puente colgante de 110 metros de largo que se tambalea, 70 metros sobre las cataratas y el cañón.

Hay una forma más rápida de cruzar el desfiladero, y es por tirolesa.

El parque tiene siete para montar, y el más largo tiene más de 240 metros de largo.

El parque también ofrece una serie de otras actividades como paseos a caballo, excursiones en cuatriciclos, ciclismo de montaña y excursiones nocturnas.

13. El Mirador

Fuente: Esparta / Flickr

El Mirador

En un terreno alto en el lado este del centro de la ciudad hay una terraza con una vista completa de la ciudad.

Puedes usar los telescopios y tomarte un tiempo para escoger los puntos de interés, como la Parroquia de San Miguel y la presa de Allende.

Suba a pie, en taxi o en uno de los autobuses turísticos de la ciudad.

El Mirador es una delicia en primavera cuando las jacarandas están en flor.

Junto al mirador se encuentra la antigua casa del cantante y actor Pedro Vargas, hoy casa de huéspedes y tienda de souvenirs, con un monumento para el hombre de enfrente.

14. Templo de la Inmaculada Concepción

Fuente: Alejandro de la Ciudad de México, MÉXICO / Wikimedia

Templo De La Inmaculada Concepción

Conocida localmente como “Las Monjas”, esta tranquila iglesia se encuentra en el lado sur del centro cultural de Bellas Artes y solía formar parte del mismo convento.

Fue fundada en 1765 por la hija de una de las familias más distinguidas de la ciudad.

La pieza arquitectónica más destacada de la iglesia es la cúpula neoclásica, instalada en 1889 y diseñada por Zeferino Gutiérrez (famoso por la fachada de la iglesia parroquial). Con dos hileras de ventanas en arco, esta magnífica estructura se inspiró en la cúpula de Les Invalides en París.

15. Cocina local

Fuente: Tono Balaguer / persiana

Enchiladas

Un plato que aprovecha el patrimonio minero del estado de Guanajuato son las enchiladas mineras.

Estas satisfactorias tortillas rellenas se remontan a la época del Virrey y fueron hechas por las esposas de los mineros y traídas al final de su jornada laboral.

Las enchiladas mineras son tortillas de maíz cargadas con cebolla y papas, sazonadas con chile, ajo, orégano y comino y desmenuzadas con queso ranchero.

Las pacholas, por su parte, son hamburguesas de ternera con carne molida por una piedra de moler tradicional metate y mezclada con pan rallado, comino, chile ancho y ajo.

Los embutidos son también un manjar regional muy apreciado, al igual que los cueritos y los frijoles con chicharrón.

Leave a Reply